"Las putas, esas grandes desconocidas"

El titulo de esta nueva entrada puede parecer ofensivo, vulgar, irónico, gracioso. curioso, simpático según el tonto con el que se lea. Pues bien, quiero dejar tajantemente claro que engloba cualquier sensación que se tenga hacia él,porque se pensó con toda esa intención.

Puede resultar ofensivo y vulgar al mismo nivel en el que usamos dicha palabra para referirnos a alguna o alguno. O irónico porque todo el mundo sabe de ellas, pero realmente poco se sabe de su mundo. O gracioso al mismo nivel de la hipocresía que existe acerca de la labor que desempeñan. Curioso por el desconocimiento a sus motivos e, incluso, simpático ya que ésto tan sólo pretende ser una mera opinión.

¿No entiendes nada? Intentaré despejar las dudas.

Primero decir que la definición que aparece en el diccionario más universal de la lengua española - la RAE -, define "Puta" como:

Prostituto, ta.
(Del lat. prostitūtus).
1. m. y f. Persona que mantiene relaciones sexuales a cambio de dinero.

Muy bien si es una persona que recibe dinero a cambio de... no hace lo mismo un estanquera con el tabaco, una dependienta con su ropa, una ejecutiva por sus acciones, en definitiva, una trabajadora por su trabajo.

¿No deberían, entonces, tener lo mismos derechos que el resto?
¿A caso su dignidad se encuentra por debajo del estanquera, la dependienta, la ejecutiva, todas las trabajadoras en general, sólo por el hecho de trabajar en favor de sus cuerpos?
¿A caso no merecen la misma protección laboral que el resto de trabajadores?
¿A caso no pagan los mismo impuestos que pagas tú o que pagarás tú, para poder acceder a los mismo servicios que el resto?
¿A caso no es tan culpable - en el caso de que haya que atribuir alguna culpa- el que paga por sus servicios que quien los ofrece?
¿A caso ellas no poseen la misma libertad que el resto para elegir qué quieren ser y cómo quieren ser llamadas?

Éste ultimo "¿a caso...?" me lleva a la clasificación que yo hago: por una lado están las trabajadoras sexuales y por otro las putas.

Bien, las trabajadoras sexuales son aquellas que encontramos abandonadas en las frías noches, a los peligros que conlleva el encuentro sexual con diversos desconocidos - algunos, no tanto - en calles, avenidas y puertos en busca de dinero a cambio de cubrir de placeres a los más exigentes instintos. Aquellas que cumplen una función social, y que bajo mi punto de vista, son trabajadoras sexuales.

¿Quienes son, por tanto, las putas?

Extraed cualquier definición denotativa - objetiva, aquel que le atribuye la Real Academia Española - y connotativa de carácter despectivo. Ahora...

Acostarse implica a dos personas. Bien. Hay chicas que algunas llaman "liberales", "de mente distraida", "calienta braguetas"... aunque en todo ello haya una gran carga machista, que eligen acostarse con quienes y cuántos desean sin recibir dinero a cambio, porque así lo desean ambos. Perfecto. Aquellas "puristas" que deseen que me refiera a ellas como las putas están muy equivocadas. ¿Porque una mujer no iba a poder elegir sin tener que ser descalificada como puta? - he dicho que dejéis el carácter connotativo despectivo a un lado.

Yo me refiero a aquellas hipócritas, que engañan y traicionan, que juegan con trampas, aquellas que ocupan su tiempo sin pretender nada pero que acaban amaneciendo en casa ajena. Algunas - y no escasas - con pareja que tachan a las "liberales" de indecentes y que acusan a las trabajadoras sexuales de inmorales. Aquellas que ofenden a las que se ofrecen y que en cuanto se liberan de sus parejas son las que se exhiben. Aquellas de moral intachable.

Por si no se me ha entendido bien, son las chicas cuya apariencia y comentarios rebosan de valores, y siento decirlo, a aquellas que no conciben tener una relación que no ate o someta a su pareja.

Aquellas a las que un día me referí como las que piensan que estar enamorada implica que alguno de
los dos lo pase mal. Aquello de dar, dar y dar. Personas sin medias tintas que tan sólo se miran el ombligo y piensan que son el centro del universo. Buenas amigas sí, pésimas mujeres, también.
Se que algunas tenéis en mente alguien, otros os habréis quedado igual que al comienzo de ésta entrada y sólo algunos habréis dejado de leer a mitad.

Por ultimo no quiero dejar de lado la cuestión del sometimiento sexual. Las redes de prostitución. Aquellas a las que comúnmente se les llama putas. Pienso luego reafirmo, que en éstos casos ni putas, ni trabajadoras sexuales y tristemente ni personas. Dejan de ser seres humanos para ser maquinas de hacer dinero, engañadas por las mafias por un futuro mejor, abandonan su país en busca de una oportunidad hasta que la estrellan contra la realidad de verse semi desnudas y a plena luz del día, en mitad de una calle esperando poder reunir el dinero suficiente para que el chulo de turno no machaque sus ganas contra su cuerpo. Éstos no son hijos de puta, porque serían elevarlos a una categoría que no se merecen. Cualquier insulto por despectivo que fuera sería demasiado para los que no tienen calificación alguna. Para mi constituyen la nada, una nada que algunos altos poderes dejan pasearse y aumentar su negocio porque nuestra nada constituye su indiferencia.

1 personas posaron sus miradas:

Sergio dijo...

Es curioso, me comentaste en mi blog que la entrada más leída era esta, pero sin embargo no cuenta con un comentario. Esto confirma que el funcionamiento de la blogosfera es cuanto menos, caótico.
Muy buenas tus reflexiones, lástima que nadie se digne a opinar y que simplemente acaben aquí por el olor de la palabra "puta"
...así nos va!